Perdón-Arte

Tenemos un bagaje cultural que nos invita al perdón, a disculpar a los demás, a intentar ponernos en el lugar del otro. De hecho, si no lo hacemos nos sentimos egoístas.

Uy! Esa necesidad de quedar bien junto al miedo al qué dirán….Ya hablaremos de esto otro día.

De momento, está muy bien perdonar a los demás.

Hoy, además, quiero que reflexiones sobre el perdón desde otro punto de vista: Perdonarte a ti mism@.

Pedir perdón implica reconocer que hemos hecho daño, que no repetiremos lo que ha causado el malestar, subsanar en la medida de lo posible y finalmente curar la herida en ambas partes sin rencor, sed de venganza, remordimientos, culpabilidad, etc.

 

La teoría nos la sabemos tod@s, ¿verdad?.

En la practica fallamos un poco hacia los demás.

Y cuando se trata de mí mism@…..

¿Cuántas veces te has pedido perdón a ti mism@?

Y si lo has hecho ¿Te has perdonado realmente del todo?

Vamos a hacer un ejercicio sencillito que con la práctica nos ayudará a conocernos mejor:

Frente al espejo me voy a mirar a los ojos mientras reconozco que he hecho algo que me ha dañado.

Me pido perdón, sinceramente, de corazón.

Me prometo que no volveré a hacerlo (¡y lo cumplo!).

Busco la manera de subsanar las consecuencias de este hecho.

Y, finalmente, lo más importante: dejo atrás todo rencor, vergüenza, sed de venganza, culpar/responsabilizar a otros, remordimientos, etc.

 

Me digo a mí mism@: Me acepto y me quiero tal y como soy hoy.

Namasté

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s